Carta abierta de un jóven ciclista de 14 años... "No ven personas, sólo bicicletas"

El pasado 16 de mayo murió un ciclista de 14 años del equipo particular de Vincenzo Nibali mientras entrenaba en compañía de su padre y otro grupo de corredores. Esta desgracia, últimamente suele ser habitual en las carreteras, por lo que volvió a conmocionar al mundo del ciclismo.
Un joven ciclista español llamado Marc Cabedo Hernández, también de 14 años, quedó conmocionado por la triste noticia y escribió en su muro de Facebook una madura y acertadísima reflexión por el trágica noticia del fallecimiento del joven ciclista italiano:

No ven personas, sólo bicicletas

“Tengo 14 años, dos días a a la semana entreno con mi hermano de 9 años en la Escuela de Ciclismo. Está cerca de mi casa en un polígono. Solemos ir en bicicleta y a veces mi padre viene con nosotros. Otras vamos solos por el tema del trabajo (sic). Siempre vamos por la calle, nunca por las aceras, cerca de la derecha, pero sin pegarnos mucho. Me han enseñado que no debemos ir pegados a los coches que hay aparcados, pueden salir sin vernos, pueden abrir las puertas sin mirar. Cuando la calle es de dos carriles nos pasan sin problemas, pero cuando sólo hay un carril, vienen las prisas. ¿Por qué se empeñan todos en adelantar? Cuando en breve llegarás a una rotonda podrás pasar. ¿Por qué se empeñan en pasar? Aún tocándome el manillar, como el otro día. ¿Tanta prisa tienes? ¿No ves que no cabes? ¿Qué quieres, que me aparte? ¿Tienes hijos? ¿También les pasarías así? ¿También les pitarías? No lo entiendo. NO SOY UNA BICICLETA, SOY UNA PERSONA EN BICICLETA CON UN HERMANO UN PADRE Y UNA MADRE.

Respeto, por favor, mi familia te lo agradecería y yo también.

El año que viene seré cadete. Ya he comenzado a rodar por las carreteras de vez en cuando. Los arcenes están sucios y rotos, grietas, baches, colillas, ramas, hojas, palos, tierra, gravilla, condones… ves de todo. Por un “CONDUCTOR” de un vehículo que te pasa manteniendo el 1,5 mts, 20 no lo hacen. Te pasan y ya está. No me ven. Sólo ven una bicicleta. No ven a la persona. No entienden, sólo pasan. Sin pensar. Sin saber de mi ilusión. Que quiero ser ciclista, no quiero ser futbolista, ni nadador. Necesito la carretera para entrenar como el futbolista su campo y el nadador su piscina. Es mi ilusión, mi vida y mi pasión. Y yo, como ciclista, necesito la ayuda, el respeto y la comprensión de los conductores. Yo intentaré hacer lo mismo. Por favor intentad hacer lo mismo. Mucha gente os lo agradecerá“.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Consigue gratis Strava Premium

Prueba del Siva Cycle Atom, un cargador de baterías para bicicletas